lunes, 27 de enero de 2014

Drenaje

12:10

Arde.
Quema.
Destruye...

La virulencia de tus pensamientos infames se desintegra con el conocimiento de la esencia. No intentes esconderla con tanto ahínco... Sigue intentando que el arder de un deseo terrenal llene y cicatrice las heridas de un corazón roto. Pugna porque la fantasía no se acabe, para que no tengas que sentir la caliente calzada contra tu cara y no seas abofeteado por los recuerdos, ni se mofen de ti todas tus inseguridades.

Y si puedes...
solo si puedes...
                        Libérate. 

-Es posible que tengas aún un premio consuelo-

12:13

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada