sábado, 25 de enero de 2014

Tengo unas jodidas ganas...


Tengo unas jodidas ganas 
de decirte que te amo. 
De balearte con mis besos, 
achucharte con mis versos, 
con mis brazos, 
con mi cuerpo. 

Tengo unas jodidas ganas 

de que seas tú, 
siempre tú, 
el camino de mi bloqueo. 

Tengo unas jodidas ganas 

que estos relatos de amor 
tengan tus iniciales.
Y tu sangre.
Y tus lágrimas. 
Y tu boca.
        —Rosada, carnosa, besable, masticable— 

Tengo unas jodidas ganas

de susurrarte. . .  a m o r 
al oído. 
Decirte al son de la vieja escuela:
                          No importa si el tiempo pasa;
                          si el café se enfría,
                          si el cigarrillo  se apaga,
                          piensa siempre que mi amor por ti no expira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada